Marqués de Murrieta

 

 

Marqués de Murrieta es una bodega de más de 160 años donde el profundo respeto por la historia y la tradición encuentra un perfecto equilibrio con su continua apuesta por el futuro. Sus orígenes datan del año 1852 cuando Luciano Murrieta y García –Lemoine consigue elaborar el primer vino fino de La Rioja y exportarlo por primera vez fuera de nuestras fronteras. Adquiere entonces la Finca Ygay y edifica su emblemático Castillo de Ygay. Es en 1983 cuando el testigo es recogido por Vicente Cebrián Sagarriga, Conde de Creixell, y tras su fallecimiento en 1996, por sus hijos, quienes en la actualidad son los responsables de tan ambicioso y entrañable proyecto familiar fortaleciendo día tras día su presencia en los distintos continentes.

La Finca Pazo de Barrantes está en la D.O. Rias Baixas que está compuesta por 12 hectáreas en torno al histórico pazo de 1511. Nació con la intención de ser un viñedo de tamaño medio orientado a la máxima calidad de sus vinos. Es una continuidad, en la forma de elaboración del vino, del espíritu de la bodega riojana fundada por el Marqués de Murrieta ya que se controla en todo momento el viñedo en cuanto a su conducción, poda, rendimientos o determinación del momento idóneo de vendimia. Su ubicación en el valle del Salnés le sitúa, en el corazón de los blancos de las Rías. Ésta es la subzona de la denominación con una influencia marítima más acusada que se reconoce en toda la uva albariño del viñedo.

Los vinos

No hay ningún producto que se ajuste a su selección.